ANTONIO ESCALANTE HINOJOSA

Hombre de gran trayectoria en el repentismo del son arribeño.

Nace en el año de 1913, un día 13 de junio; en un lugar llamado Coyotes, municipio de Villa Hidalgo, antes Picachos, Villa Iturbide.

Es hijo de don Pedro Escalante Tovar y doña Esiquia Hinojosa, quien falleciera 1918, cuando Antonio contaba con escasos 5 años de edad.

A los 21 años de edad se casa con Ma. Trinidad Ramírez.

A los 10 años de edad don toño se inició en la música, cuando con Pedro Castillo, un muchacho de su edad, se les ocurrió subirse a dos mezquites, uno frente del otro, semejando los tarangos y ellos los topadores.

A los 15 años aprendió a escribir sus poesías.

A los 17 años se traslada a vivir a Ciudad Valles con Florencio Hinojosa.

Severo López en 1933 hizo un violín a pura hacha de palo Cerón, la vara la construyó de vara de aquiche.

Posteriormente quien le enseñó la primera pisada fue don Miguel, quien le dijo que era la pisada de SOL, pero era mentira ya que después cuando aprendió un poco más supo que era la de RE.

Ahí en Valles se inició con la poesía.

Cuando se decide a tocar se junta con don Alberto Barragán y el primer huapango que aprende es el Cielito Lindo.

Para 1933 se compra su primera guitarra quinta huapanguera.

Para entonces ya estaba viviendo en Corcobadas y ahí se junta con el violinista Hindalecio Samarripa.

Estando en Ciudad Valles empezó a tocar con Eulogio Calderón, papá de hermanos Calderón (Cuco y otro)

La primera topada de compromiso fue contra don Ernesto Medina originario de Buena Vista, Cerritos, S.L.P., en el lugar llamado La Ventana, Guadalcázar, S.L.P., en casa del general Saturnino Cedillo.

La paga que recibimos fue de 50 pesos cada uno de nosotros.

La segunda topada fue en el Quelital, Cerritos, S.L.P., antes Ponciano Acosta, en un 12 de octubre de 1937. Después estuvimos en la Redonda, Mpio. De Villa Hidalgo.

Uno de mis violinistas fue Cleto Landaverde e Indalecio Samarripa en el segundo violín “con ellos anduvimos juntos como ocho años” –dice don Toño.

Formó varios grupos de huapango arribeño o música de vara como él dice.

Después ellos se fueron dejándolo solo hasta que se junta con Justino Torres y Norberto Torres, con estos músicos se enfrenta a don Antonio García entre 1940 y 45.

Después tuvo muchos otros enfrentamientos con don Francisco Berrones (pancho), iniciando estos enfrentamientos en la Concordia, Villa Hidalgo.

Así don Toño recorre toda la zona media de S.L.P., partes de Guanajuato, Querétaro y el Distrito Federal. Se enfrenta a grandes poetas contemporáneos.

Ahora, después de varios andares por su natal estado, regresa a radicar a la ciudad de San Luis Potosí.

Su destino se ve detenido al sufrir una embolia que le deja imposibilitado para cantar y así llega hasta nuestros días, que no canta pero sigue escribiendo todos los días poesías y valonas que espera poder publicarlas algún día .

¡¡Viva don Toño Escalante Hinojosa!!

 

ENLACES PATROCINADOS

 

Regresar

Quienes Somos | Programas de Radio | Personajes del Huapango | Festival de la Huasteca | El Son Arribeño | La topada | El Son Huasteco | Xichú | Grupo: Oaxaca, Arte, Fiesta y Tradición | Sólo para coleccionistas | La Danza Indígena | Guelaguetza | Curso de locución | El arbolito huasteco | Librería Educal | Efemérides | Eventos que se han realizado | Sitios de interés | Galeria fotográfica |